martes, 22 de abril de 2014

La Posada del Silencio nº 113, curso V


La posada del silencio

El texto de hoy

La posada del silencio

Condujo a su pueblo por el desierto

En el silencio como en el desierto puede haber de todo: cansancio, dolor, alegría, aburrimiento; hay lo que hay en la vida. El silencio es la vida.

La vida a la que podemos ver y acoger.

Es la vida y por eso no hay que calificarla de buena o mala y la vida merece la pena ser vivida. El silencio es nuestra vida.

Un silencio tan grande que no admite ninguna calificación. Una vida tan bella que no tiene por qué calificarse de ninguna manera. Es la vida y basta.





¡Ha resucitado! “Hablar de parte de Dios, es dejar que el soplo de Dios inspire nuestras palabras humanas de modo que ellas testimonien la presencia y la «vida con nosotros» de Aquel más grande que todos nosotros.” ¡Felices Pascuas! Fray Bruno Cadoré, OP. (El laicado dominicano y la predicación)

https://fbcdn-sphotos-h-a.akamaihd.net/hphotos-ak-prn2/t1.0-9/1510933_446256495510795_8424761945498228023_n.jpg


Presentación de “Rutas para el Camino” en León

El viernes 2 de mayo, a las 18h00, en la Residencia “Ntra. Sra. de Fátima” de las Misioneras de Santo Domingo en León (c/ Suero de Quiñones, 1) se presentará el libro homenaje a Bernardo Cuesta “Rutas para el camino”.
cartel-presentacion-leon




Y aquí algunas fotos de la Pascua que hemos vivido también en Toro (Zamora), junto a las monjas dominicas.

https://fbcdn-sphotos-d-a.akamaihd.net/hphotos-ak-prn1/t1.0-9/p180x540/1545165_604225533001976_8740812000753962022_n.jpg
https://fbcdn-sphotos-f-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash3/t1.0-9/p180x540/1017465_604225526335310_3181767857800132272_n.jpg


El amor vive creciendo. Introducción a la vida y pensamiento de Juan González Arintero.

Libro impreso Autor:
Colección: ARIADNA nueva serie
Juan González Arintero, dominico del convento de San Esteban de Salamanca, es una de las figuras de la renovación espiritual en la España de comienzos del siglo XX. Tras formarse en el ámbito de las Ciencias Naturales y confrontarse teológicamente con la teoría de la evolución, se consagró al estudio de la mística y la espiritualidad.


Precio: 12,00 €
Páginas: 158
Año: 2014
ISBN: 978-84-8260-301-8



Perdonar... ¿hasta dónde?

Libro impreso Autor:
Colección: ARIADNA nueva serie
Perdonar no es fácil. Necesitamos tiempo para perdonar; para proyectar una mirada reconciliadora sobre quien nos ha ofendido. El perdón no es producto del voluntarismo ni del sentimiento. en sentido propio es un acto de fe y es resultado de la acción de Dios en nosotros. A partir de su experiencia pastoral, el P. Marcovits recuerda la grandeza y la felicidad que encontramos en el perdón. Y ofrece algunas consideraciones prácticas, de gran utilidad, para que podamos recorrer el camino que lleva a la gracia del perdón.


Precio: 8,00 €
Páginas: 76
Año: 2014
ISBN: 978-84-8260-303-2



Nuevo Libro

MEDITACION SOBRE LA IGLESIA

Lo que no se puede decir

Espeja, Jesús

Por 16.00€
Este libro propone una aproximación a la Iglesia desde la fe con una mirada realista y esperanzada. Realista porque no ignora las heridas de la Iglesia que ansía llegar a lo que aún no es, y esperanzada porque la Iglesia es signo e instrumento del sí definitivo que Dios ha dado en Jesucristo a favor de la humanidad. El libro se desarrolla en tres amplios apartados, en los que el autor reflexiona sobre el misterio de la Iglesia, plantea algunos de los desafíos actuales y la posible aportación de la Iglesia en orden a solucionarlos, y sugiere algunos resortes que hoy debe avivar la Iglesia para responder a su vocación profética. El libro concluye con un epílogo de Jesús Díaz Sariego sobre el futuro de la Iglesia.

La Beatificación de Fray Giuseppe Girotti, OP

http://www.op.org/sites/www.op.org/files/styles/width_300_scale/public/public/articles/images/pages_from_fascicolo_vita_-_beatificazionexx.jpg

El pasado 27 de marzo, su Santidad Francisco autorizó al Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, a promulgar el Decreto de Martirio del Siervo de Dios Giuseppe Girotti, sacerdote profeso de la Orden de Predicadores. Su beatificación tendrá lugar el próximo 26 de abril en la Catedral de Alba en Cueno, norte de Italia, su ciudad natal.     
Presidirá esta solemne celebración como delegado del Santo Padre, el cardenal   Giovanni Coppa. También participarán Monseñor Giacomo Lanzetti, obispo de la Diócesis de Alba junto a los sacerdotes y feligreses de la ciudad. Fray Bruno Cadoré, Maestro de la Orden, junto a una representación de la Familia Dominicana, también estará presentes.  
Los preparativos de la ceremonia se adelantan bajo la coordinación de la Postulación General de la Orden, del Comité organizador de la Provincia de Santo Domingo en Italia (compuesto por Fr. Lodovico Montoli, Fr. Igor Barbini y Fr. Massimo Rossi) y de la Diócesis de Alba. Con el fin de dar a conocer la figura del Padre Girotti se han distribuido afiches con su imagen, una biografía, un video documental, testimonios sobre su vida y la programación de actividades de la beatificación. Merece un agradecimiento especial Fr. Ludovico Montoli quien, junto a un numeroso grupo de frailes, monjas y laicos, ha trabajado durante 30 años en esta causa.
Los organizadores esperan una participación numerosa de la Familia Dominicana en Alba el próximo 26 de abril. Para recibir material promocional e informativo, favor comunicarse con los frailes del Convento S. Bartolomeo, Largo Belotti, 1, 24121 BG; assimoros@domenicanibg.it.
Biografía:
Fray Giuseppe Girotti nació en Alba, Italia, el 19 de julio de 1905 en el seno de una familia humilde, trabajadora y generosa. A los trece años logra hacer realidad su llamado vocacional e ingresa al seminario dominicano de Chieri (Provincia de Turín). Se destaca como un estudiante brillante con un carácter bastante alegre. En 1923, hace su profesión religiosa en "La Quercia", cerca de Viterbo y el 3 de agosto de 1930 es ordenado sacerdote en Chieri. Se especializa en la interpretación de la Sagrada Escritura en el Angelicum de Roma y en  la Escuela Bíblica de Jerusalén, donde tiene como maestro al Siervo de Dios Marie-Joseph Lagrange. Culmina sus estudios en 1934 con el título académico de Prolita in Sacra Scriptura. Se dedicó a la enseñanza de la Sagrada Escritura en el seminario teológico dominicano de Turín (S. Maria delle Rose). Como fruto de sus estudios publicó un amplio comentario a los libros Sapienciales y al profeta Isaías. Estimado por su vasta cultura, Fray Giuseppe amaba ejercitar el ministerio sacerdotal también entre la gente pobre y humilde, especialmente en el hospicio llamado de los "Viejos Pobres", vecino a su convento de Santa María de la Rosa (Turín).
Llegaron los años del sufrimiento y de la prueba, aceptada en la humildad: se le priva de la enseñanza y es trasferido al Convento de Santo Domingo en el centro histórico de Turín. Sin embargo, continuó sus investigaciones en el campo bíblico, a la vez que intensificó el ejercicio de su actividad caritativa. Todo lo que hago es sólo por la caridad, dijo cándidamente una vez, dejando entrever su continuo progreso en la virtud de la caridad.
Tras la ocupación alemana del 8 de septiembre de 1943 y el nacimiento de la República Social Italiana, Girotti se convierte en el centro de una amplia red de apoyo en favor de los judíos hacia los cuales manifiesta una afinidad cultural madurada durante sus años de estadía en Jerusalén y desarrollada después por medio de los estudios bíblicos. En este sentido se comprenden las expresiones "portadores de la Palabra de Dios" y "hermanos mayores" que usa refiriéndose a los judíos. En aquellos momentos de persecución y sufrimiento, ayuda a muchos judíos encontrándoles un lugar seguro para esconderse o documentos de identidad falsos.   
A causa de esta actividad contraria a las leyes del fascismo y del nazismo es arrestado y apresado en la cárcel Le Nuove de Turín el 29 agosto de 1944 – por medio del engaño de un espía que fingiendo ser un copartidario herido, consigue ser llevado a una  villa di Cavoretto donde se encuentra escondido el profesor judío Giuseppe Diena. A pesar de los esfuerzos de su prior para liberarlo, es trasladado primero a  Milán a la cárcel de San Vittore, luego al Lager di Gries en Bolzano y, finalmente, el 5 de octubre de 1944 a Dachau. Según el testimonio de Don Angelo Dalmasso, otro sacerdote compañero de prisión en el campo de exterminio bávaro, el Padre Girotti se distinguía por su generosidad hacia los demás reclusos, por su actitud de apertura y por "llevar la Palabra de Dios". Recluso en la caseta 26, en donde se encontraban hacinados cerca de mil eclesiásticos - el espacio estaba previsto para 180 – su salud se deteriora y se le envía a la enfermería. 
Allí muere el 1 de abril de 1945, día de pascua, sin haber alcanzado los cuarenta años, tal vez “ayudado” por una inyección de gasolina, como era costumbre en aquel campo; sus compañeros escribieron sobre su camilla: «aquí dormía San Giuseppe Girotti».
En 1988 se dio comienzo en la Curia de Turín al proceso de canonización y el 27 de marzo de 2013, Su Santidad Francisco autorizó el decreto de beatificación. El 14 de febrero de 1995, con motivo de los cincuenta años de su muerte, le fue otorgada la medalla a la memoria como justo entre las naciones, un reconocimiento por parte del Estado de Israel a aquellos que cooperaron salvando vidas de judíos durante el Holocausto. Su nombre fue inscrito en el registro oficial y se sembró un árbol en su honor en el sendero de los justos en Yad Vashem, Jerusalén.
http://www.op.org/sites/www.op.org/files/public/blgirottix.jpg

(17 de abril de 2014)

Como María Magdalena, Co Patrona de nuestra Orden, las Hermanas Dominicas anuncian que Cristo está Vivo a los Hermanos! En la foto, las Hermanas Dominicas de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, fundadas por la Sierva de Dios Madre Dominga Guzmán en 1949 en Yauco, Puerto Rico.
https://scontent-a-ams.xx.fbcdn.net/hphotos-ash3/t1.0-9/p180x540/10155478_299750943513792_1159524986479159876_n.jpg

Fray Raúl Vera López, Obispo de la Diócesis de Saltillo, prende el cirio del fuego nuevo... Ya en la Vigilia Pascual...

https://fbcdn-sphotos-c-a.akamaihd.net/hphotos-ak-prn1/t1.0-9/q77/s720x720/10268574_867321326627157_1966723744016212200_n.jpg

Boletín de Provincia mayo

2013-boletindeprovinciamayo
Con el ánimo de dar a conocer los hechos más significativos de nuestra familia dominicana de Colombia, El boletín provincial de mayo contiene noticas como la canonizacion de la Madre Laura Montoya, los nuevos santos dominicos, los nombramientos más recientes de los frailes, bodas de plata sacerdotales, entre otros.
Invitados todos a conocer nuestro boletín.

2013-boletn mayoLINK

Dominicos ¿Orden que vive la vida misma de los Apóstoles? Por Fray Germán Correa

2013-libropadregerman
Fray Germán Correa, O.P., fraile de nuestra provincia San Luis Bertán de Colombia, quiere darnos a conocer una serie de libros y escritos que ha elaborado a través de sus estudios y trabajo académico.
“Este es el primero de una serie de textos que tienen que ver con unas Proposiciones que algunos dominicos colombianos hacen a la Orden con miras a enmiendas en el texto de nuestras Constituciones. El texto más extenso es el del libro, Dominicos ¿Orden que vive la vida misma de los Apóstoles?, los cuales consisten en una invitación a conocer esas Proposiciones.” (Fray Germán)
 Esta es la primera parte del libro, los invitamos a que la lea y haga algunos comentarios en la parte inferior en el espacio destinado a estas.
2013-libropadregermanLINK2

El Centro para el estudio de las religiones es una creación de la Cátedra Santo Tomás en Ávila

España, ¿País de misión?

12, 13 y 14 de julio de 2013

Los españoles de hoy ante el hecho religioso

Luis González-Carvajal, profesor emérito de la Universidad de Comillas..
No debemos dejarnos engañar por grandes actos como las visitas papales y las celebraciones pontificias en la plaza de San Pedro, ni por las Jornadas Mundiales de la Juventud, (…) los encuentros de Taizé y similares. Estos actos nos muestran que en nuestra sociedad todavía hay muchas personas, también muchos jóvenes, que se dejan interpelar, que preguntan con franqueza, que buscan.

La resurrección del Señor y la confianza en su anuncio - Fray Julián de Cos, O.P.

Domingo 20 de abril de 2014
http://www.fatse.org/kit_upload/image/JulianCos.jpg

La resurrección del Hijo de Dios es un elemento central de nuestra fe. Así lo dice san Pablo: “Si no resucitó Cristo, vacía es nuestra predicación, vacía nuestra fe” (1 Co 15,14). Si no creemos en que Jesús venció completamente a la muerte y al pecado toda nuestra fe se desploma. Por eso son tan importantes los pasajes de la resurrección. Al final del evangelio de san Marcos encontramos un resumen de las apariciones del Resucitado (cf. Mc 16,9-20), y en él podemos ver claramente que Tomás no fue en único en dudar del anuncio de la resurrección del Señor antes de verle físicamente: también dudaron el resto de los discípulos. Éstos no confiaron en la Buena Noticia dada por María Magdalena y los discípulos de Emaús. Por eso Jesús “les echó en cara su incredulidad y su dureza de corazón” (Mc 16,14).
La experiencia es muy importante en la fe. Cuando experimentamos interiormente aquello en lo que creemos, nuestra fe se refuerza, eso lo sabemos bien. Pero mucho más importante que nuestra experiencia es nuestra confianza en aquellos que nos anuncian la Buena Noticia, es decir, en la Escrituras y en la Iglesia. La fe se sostiene sobre la confianza, no sobre la experiencia. No hace falta ver para creer: hace falta confiar.
Y esto es muy importante en nuestro camino espiritual. Éste nos conduce por periodos de gran felicidad en los que nos sentimos llenos del amor de Dios, pero también nos hace pasar por duros momentos de sequedad interior, en los que no sentimos nada dentro de nosotros. En esas difíciles circunstancias sólo nos queda confiar en la Buena Noticia que nos han anunciado.
También es importante comprender aquello en lo que creemos. Ello ayuda a dar sentido a nuestra fe. Pero, ciertamente, no podemos llegar a comprender totalmente la Buena Noticia con nuestra limitada inteligencia. Nos cuesta entender completamente el misterio de la resurrección. Pero Jesús no nos pide que lo comprendamos todo, sino que nos fiemos plenamente de Él.
Aunque la experiencia y la comprensión fortifican nuestra fe, ésta se apoya en la confianza.
“Dichosos los que no han visto y han creído” (Jn 20,29). Dichosos los que mantienen viva su fe en medio de la tiniebla. Dichosos los que siempre confían en las Escrituras y en la Iglesia.


El próximo de Hermann Cohen y el otro de Emmanuel Levínas

https://lh3.googleusercontent.com/M8omyeL_CBvYHT4Cr9Ps2R0eX37ay8T4aODnZ4aUQUCjpUTcuGhZaHxFGTzl8yfmU8nYOFKmoCfrPkRG8sW9RfnUxVbmbdfJQxkTGZ1MiyhvcjuSydCr
Marina Korotchenco
                Dostoievski en su novela Demonios, quizá la más dura y la más trágica entre sus obras, describió la mentalidad de un pséudo-cristiano ruso que pensaba que en el mundo solamente existe un pueblo, capaz de renovar a todo el Universo con la fuerza de su nuevo Dios, a quién habían sido entregadas las llaves de la Vida y de la Palabra Nueva. Obviamente se trataba del pueblo ruso, de la una modalidad de la eslavización del Cristo que, de este modo, como cualquier mesías local o nacional, parecía al arquetipo rabínico. Especialmente esta perspectiva esta criticada y rechazada por Hermann Cohen en su reflexión sobre el próximo.
                Cohen con su universalismo neokantiano no quiere convertir el legado religioso de Israel en el tesoro meramente nacional. Al contrario, los profetas criticaban a su pueblo, a veces incluso lo rechazaban, preparando asimismo el terreno para una universalización futura posible y para la unión con otros pueblos que podría ser posible solamente en base de una moral común que podría ser compartida y comprendida por todos. La crítica profética encuentra su continuación en el Nuevo Testamento que ya no brota ni crece… espontáneamente del suelo nutricio de su pueblo, sino demuestra cierta objetivación y distancia en su crítica y didáctica: Se os ha dicho… pero yo os digo.
                Este corriente ética encuentra su  cristalización en la peculiar concepto del próximo en el pensamiento bíblico que, según Cohen, más implica al próximo-lejano que al próximo-compatriota. O sea, el sentimentalismo primitivo con su valoración del suelo natal y sus eternas distinciones entre nuestro-ajeno, judío-forastero, cercano-lejano no tiene papel primordial en el pensamiento moral bíblico que siempre tiende al universalismo. En Dios no florece el único pueblo elegido, sino la humanidad entera puede considerarse como aceptada a través de su rostro. Dios creó al hombre y no al griego o al judío. El nacionalista de Dostoievski podría asimismo considerarse como una persona que nunca había comprendido ni el relato de la creación.
                Todos los mandamientos también son universales y representan unas normas jurídicas de Estado en general. El próximo, el rea, es el forastero, él que se establezca entre vosotros en vuestro país. Y este amor constituye el fundamento principal de ética y justicia: El forastero es la causa de que haya surgido el mandamiento del amor. El ser humano fue descubierto en el forastero. En esto consiste el principal progreso de la religión judía: podemos comprender a Dios solo en nuestras relaciones con el lejano, amando al ser humano que no pertenece a nuestra familia, a nuestro círculo, a nuestra sociedad.
                Debemos constatar que esta necesidad de mantener la mente abierta está dirigida como a los mismos judíos, con el deseo de universalizar a su pensamiento, uniéndolo con los máximos logros de la filosofía occidental, tanto y a los otros pueblos, pera los cuales “el forastero” había sido durante toda la historia el propio pueblo judío, perseguido y no comprendido.
                Cohen aún cree en la ontología y racionalización, en la posibilidad de evitar al enfrentamiento a través de la comprensión. Amando al forastero, nos acercamos a él, convirtiéndole en  parte de nuestro mundo. Mundo aún puede ser institucionalizado y legalizado. La Primera Guerra Mundial espanto a la humanidad, pero las grietas aún no se convirtieron en abismos. Cohen murió en 1918, Levínas vivió durante la Segunda Guerra Mundial con horrores de shoa. Estado como una totalidad monstruosa, democracia como rebelión de las masas, justicia como el aparato de tortura y persecución eran las realidades históricas para la generación de Levínas. Sobre este tiempo escribía el mejor ruso poeta de esta época Osip Mandelstam (de la procedencia judía): millones baratamente matados nos hicieron sendero en el vacío. “¡Buenas noches a ellos, que todo les vaya bien!”, - desean de su parte trincheras y fortalezas[1].
                Siendo víctima o verdugo, persona se despersonaliza, actúa automáticamente, sin reflexión. Levínas necesitaba otra vez “crear al hombre”, en el sentido moral. Por eso él modifica el legado de Cohen, poniendo en el fundamento de su concepto de otro la noción de próximo-forastero, pero en el mismo tiempo negando cualquiera posibilidad de la institucionalización de estas relaciones o su conceptualización como un peligro que otra vez puede permitir “pasar a través de próximo”, como a través de una puerta, rompiéndola con el golpe. Institucionalización casi significa para Levínas instrumentalización, reducción de la existencia.
                El subjetivismo de Cohen-Kant en la filosofía de Levínas se agudiza, se acentualiza. Moral se construye sólo con el mero hecho de la presencia de próximo. No debemos reflexionar, juzgar, sistematizar, más importante es simplemente “estar en frente del otro”, sintiendo su existencia como algo sagrado y incomprensible, irreducible a  ninguna noción común o a la comparación consigo mismo. Cualquier “convenio general” se queda suprimido (según Levínas, nunca realmente funcionaba), puesto que el otro siempre tiene más derechos que yo o el mismo. Racionalización ontológica se está reemplazándose por la directa relación escatológica que implica la desnudez del  rostro de otro.
Donde Cohen intenta ver la igualdad entre las desigualdades, ciudadanos en los forasteros, Levínas va aún más allá en sus afirmaciones: sólo absolutamente desnudo, pobre, frágil, indefenso puede ser el otro verdadero, alguien como viuda o niño huérfano. Sólo a través de alguien que está irreducible hacía nosotros podemos ver la luz del Infinito, del Siervo de Iahvé. Este otro debe ser completamente inútil para la razonable construcción estatal, así no puede ser usado y esquematizado, y asimismo siempre se quedará enfrente de nuestro yo como una realidad, enigma y pregunta. Cualquiera generalización mata, reduce, borra las peculiaridades. Por eso Levínas difícilmente aceptaría la concepción kantiana de Estado, tan presente aún en el pensamiento de Cohen. Comprender a lo incomprensible por la definición significa perderlo, quemarlo con la cera de la vela de Psyche.
Tampoco el próximo para Levínas puede ser tan “lejano”, organizado en sus propias instituciones y sistemas, como lo imaginaba Cohen, ya que en este caso desaparece la cercanía de su presencia, el efecto del contacto inmediato e interminable. Cualquiera “mediación” ya objetiviza al sujeto, lo reduce hasta el fenómeno de sí mismo, concepto mental, parte de la totalidad. Levínas sólo acepta la relación “nouménica”, con el Infinito como horizonte. Quizá esta experiencia difícilmente podría ser adecuadamente expresada, pero la relación vale más que la expresión. Discurso vale más que retórica.
Guerra rompió y revolvió todo, los valores generales se demostraron como no existentes. Por eso ya no interesan las relaciones entre clases y estamentos, sino entre víctima y quién la compadece. Toda la humanidad cayó como rehén, como víctima de sí misma, por eso lo único que podemos hacer es negar a nuestro yo, a nuestro egoísmo, haciendo algo para el próximo. Y no debemos llamar esta posición como “justa” o “verdadera”, porque realmente es la única que podemos tener.
Contactando con el Dios en su amor hacía el forastero, Cohen construye el justo estado, pero Levínas en su amor hacía el otro prefiere salir fuera de todas las estructuras estatales, al mundo de su escatología, su contemplación casi místico-litúrgica. Historia se acabó y se acaba en cada su momento. Podemos decir que Cohen es un pensador de la tradición catafática y Levínas, en su turno, que unió la luz y las tinieblas otra vez para encontrar a su único Creador y Fuente, es un teólogo de la tradición apofática.                                 


[1] Balada sobre el soldado desconocido


CRISIS DE VALORES EN EL SIGLO XXI


Isaura Díaz Figueiredo.


Nadie puede negar que nuestra sociedad actual, pasa por una crisis cuyo contenido es de la mayor trascendencia y que podemos llamarla “crisis de valores” del hombre como individuo y de la sociedad como conjunto.
La crisis puede ser planteada como una inversión de la escala valorativa, como una preeminencia de valores científico-tecnicos,económicos,pragmáticos y utilitaristas, sobre valores como democracia, solidaridad, justicia, equilibrio, paz, seguridad, libertad, bien común, y otros muchos que no enumero, para no cansar a los que siguen este articulo, pero cuyo contenido se refiere a la dignidad del ser humano y del ser social antológicamente considerados, es decir derivados de la esencia misma de la naturaleza.

http://3.bp.blogspot.com/-ksrsFU95eSc/UCBK9PZW_nI/AAAAAAAAANA/7hJ5ztUaLss/s400/Crisis_2.jpg
Otro error es confundir liderazgo con carisma. Hay un mito sobre la necesidad de “algo especial” para llegar a ser líder, o bien disponer de habilidades extraordinarias.
Líder es aquella persona que hace que se hagan cosas, que se cambien, que se mejoren.
Les pongo un ejemplo a propósito de las fechas que vivimos donde hemos pasado de sangre, sudor y lagrimas, a una sociedad aseptica, inodora, incolora e insípida que termine promoviendo el oxímoron, vamos que la eucaristía sea sin misa, las corridas de toros sin estocada y  la semana santa sin sangre, ni clavos, ni corona de espinas, ni agonía, ni muerte. Pasó el tiempo de Poncio Pilatos a tiempo de “Pilates” y aspiramos a resucitar sin haber muerto
El ejemplo que es verídico y sucedido estos días, el niño de un amigo que viendo una película de Jesús “Cristo”, le pregunta a su padre
-papá este Cristo es Cristiano ¿verdad? Es que yo no le conozco, así disfrazado. El niño tiene 7 años y para él Cristiano Ronaldo- es Cristo-, vestido diferente al hombre que ve en el campo y jugador del Real Madrid.
Verdaderamente estamos dando pasos no hacia adelante, sino vueltas atrás, consideramos que la religión y otras cosas mencionadas, son de caducos, de pasado en años, de nuestros abuelos ¿que líder es Cristiano? O Casillas para llamarlo “santo” o Mesi o…nuestro tiempo vive inmerso en un solo valor el Fútbol y todo lo que rodea a este negocio, millones, gente muy joven … fama, por supuesto efímera, pero rápida y eso impera.
Nuestra sociedad donde prima una cierta distancia respecto a lo público, o mejor dicho respecto a lo común y donde el lema “cada uno a lo suyo”, nos arroja a una mediocridad que ya está impactando en la sociedad. Carecemos de proyecto, somos espectadores pasivos, hábiles críticos, pero temerosos de tomar riesgos.
La seguridad es la meta. Lo dramático es que en toda historia de la humanidad nunca ha habido seguridad el cien por cien. Porqué hagamos lo que hagamos el sentido final es la caducidad, osea desaparecer.
En los últimos años ha surgido una iniciativa de NN.UU para países en desarrrollo, se trata de conceder microcréditos otorgados a mujeres para que pongan en marcha proyectos y actividades económicas. Presentan el proyecto, reciben una cantidad de dinero y ponen en marcha iniciativas, como el comercializarlos. Asombró a las NN.UU la forma en que se crea “liderazgo” en pequeñas aldeas o barrios de países tremendamente oprimidos y pobres, por lo que algunos gobiernos ya se plantean si se les puede escapar de las manos este sistema.

http://arturovillegas.com.mx/blog/wp-content/uploads/2013/07/crisis-de-valores.png
En nuestra sociedad se hace cada vez más necesario el liderazgo, pero de personas que asuman responsbilidades, que hagan lo que piensan y provoquen que las cosas se hagan. Toda actividad conlleva un éxito y un fracaso y de ese fracaso van a depender familias ¿ha estado bien organizado el plan de empresa? Seguramente que si, pero el plan no lo forma solo una persona, sino un conjunto que ha de responsabilizarse, animando y dinamizando.
Y el liderazgo es la forma en que alguien dirige, anima y apoya a un equipo de personas. El jefe no tiene porque ser líder o al menos nos significa jefe igual a líder, el hecho de ocupar un puesto de responsabilidad no lleva implícito el ser líder  automáticamente. Se puede quedar en lo estructural, es decir, en el ejercicio de poder y aunque el poder es una forma del liderazgo, no es suficiente para llegar a ser líder.
No relativicemos solo argumentos y ampliemos miras y sobre todo sentemos bases de valores en una sociedad carente de ellos.
Los padres tenemos la posibilidad de mostrar con presencia y  atención, atenta siempre a los caminos de la verdad y el amor, el espíritu de trabajo, la ayuda a los otros, impulsarles a ser ellos mismos, a desarrollar sus cualidades, a potenciar su autoestima, sin que tenga que imitar a nadie, o buscar por desiertos de la vida, lo que tienen y poseen dentro de su persona.

¿Por qué lloras?

Editado por

Sor Gemma Morató Sor Gemma Morató
María Magdalena “María Magdalena estaba junto al sepulcro llorando”. Esta mujer que unos días antes de la pasión y muerte de Jesús, vemos como le unge los píes con perfume de nardo auténtico, y luego se los seca con sus cabellos, no puede consolarse por la pérdida del Señor. Además de haber matado injustamente a su Maestro, resulta que se lo han llevado del sepulcro (Juan 20, 11-18).
Su desconsuelo es tan grande que cuando se le aparece Jesús y le pregunta: “¿Mujer por qué lloras?”, no lo reconoce hasta que él la llama por su nombre.
En nuestra vida espiritual, que no siempre es rectilínea, también nos puede ocurrir algo semejante. Buscamos al Maestro porque no lo sentimos presente y él esta ahí junto a nosotros.
Lo que más deseo en este caso es llorar junto al sepulcro de su silencio hasta que oiga de nuevo su voz: “¿Mujer por que lloras, no sabes que yo estoy más cerca de ti que tu misma?”. Es aquello de San Agustín: “¿O será que, pues nada de lo que tiene ser existiría sin Vos, resulta que todo lo que existe os tiene dentro de sí? Pues teniendo yo ser, ¿por qué os suplico que vengáis a mí, pues no lo tendría si no estuvierais en mí?”. (Confesiones, libro I, capítulo 2). Texto: Hna. María Nuria Gaza.

LAS MUJERES DE LA PASIÓN (VI y fin).  María la madre de Jesús

http://lh4.googleusercontent.com/-26hDfv3TSWc/AAAAAAAAAAI/AAAAAAAAAKs/Ovjq7HwtuOo/s512-c/photo.jpg
Juan Antonio Mateos Pérez

Es el evangelista Juan quien subraya el papel de María en la Pasión de Jesús, situándola al pie de la cruz. También tiene un papel relevante en otros momentos de la vida pública de Jesús, como en las bodas de Caná, al comienzo del libro de los signos.  Es Jesús y su gloria la que se manifiesta en el relato, pero María estaba allí y no sólo era la madre de Jesús, sino la mujer y fuente de la fe de los discípulos.
En el evangelio de Juan, María aparece en otro momento, junto a la cruz. En un contexto de cumplimiento de las escrituras dentro de la economía de salvación de Jesús. No es por lo tanto una conversación privada, no es la madre y el discípulo amado, las personas que están al pie de la cruz son la primera iglesia. María, la madre no se separa de la maternidad de Israel, ni de la maternidad de la Iglesia, toda esta simbología eclesial queda subrayada por el agua y la sangre que brota del costado de Jesús. Agua y sangre, casi como en Caná. Antes de que Jesús diera el último aliento, María fue la encargada de nutrir a la Iglesia naciente en su camino, fue destinada a ser la Madre, de la nueva Casa de Dios.
http://3.bp.blogspot.com/-8Wh664KmDP4/UdocG50PNeI/AAAAAAAAATE/YCIGb4z814Y/s320/Movie-review-The-Passion-of-the-Christ-2.jpg
A pesar de este cambio, en la tradición María seguirá con sus tareas domésticas y con su vida, como madre y amiga de los discípulos que necesitaban su ayuda. El sí que le dio al ángel, lo vivió en su vida cotidiana, a pesar del dolor y la muerte. Sabía que el sufrimiento era menos importante que la respuesta, haciendo uso positivo de él en una vida de fe profunda y misericordia. La oración y el servicio, la ayudaría ahora para su nueva misión. Comprendió que era el penúltimo regalo que  Jesús  dio a sus discípulos, ya que el último, fue su propia vida.
¿Cuántas mujeres de hoy, bajo el peso de la cruz, del sufrimiento, de la miseria, de la violencia, de la muerte siguen siendo testigos de la muerte y resurrección de Jesús, y garantes de la Buena Noticia? Pensamos que muchas, nos dan ejemplo de entereza, de supervivencia, de amor, de serenidad, de misericordia en medio del dolor y la cruz.
Como no recordar a Josefina Bakhita, esclava y con una infancia miserable. Destacó no sólo por su piedad y su amor a Cristo y la Eucaristía, sino también por su servicio social por los más pobres y desamparados, por lo que fue llamada La Madre Moretta (la madre morena).
http://www.heiligenlexikon.de/Fotos/Josefina_Bakita.jpg
Edith Stein, llamada Santa Teresa Benedicta de la Cruz O.C.D., filósofa, mística, religiosa carmelita, mártir y santa alemana de origen judío. Muere en campo de exterminio nazi de Auschwitz. Mujer de singular inteligencia y cultura, ha dejado numerosos escritos de elevada doctrina y de honda espiritualidad. Mártir por la fe en Cristo y Víctima del exterminio judío.
http://www.meditationsfromcarmel.com/sites/meditationsfromcarmel.localhost/files/edith-stein.jpg
Santa Teresa de Jesús Jornet fue una religiosa española. En 1873 fundó la Orden de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados en Barbastro. A su muerte dejó 103 asilos en España y América. Antes de fallecer en Liria el 26 de agosto de 1897, dejó dicho y escrito que no quería canonizaciones dentro de la orden si con el paso del tiempo hubiera Hermanitas canonizables, indicó que no deseaba que se gastara dinero y recursos en proponer la subida a los altares de nadie.
http://hermanitashoy.files.wordpress.com/2011/06/imagesca0vcfub5.jpg
Estas mujeres, como María la madre de Jesús, son ejemplo de entrega de uno mismo al servicio, de búsqueda de la verdad, de justicia, de misericordia. Si pudiéramos identificarnos con esta justicia y con esa misericordia de todas estas mujeres que hemos ido de la mano en la pasión, entonces podíamos seguir en verdad al que murió por nosotros. Seremos libres y sabremos responder a la realidad que nos rodea, a pesar de los sufrimientos, el dolor y la muerte. La santidad no es cosa de una época más o menos remota, sino de todas las épocas, y está al alcance de todos.

“Dios lo resucitó al tercer día y nos lo hizo ver”

  • “Dios lo resucitó al tercer día y nos lo hizo ver”

Con la Resurrección de Cristo, comienzan los tiempos nuevos donde el Espíritu del Resucitado lo recrea todo. La primera palabra redentora al principio de la nueva creación, es una palabra reconciliadora. Las primeras palabras del Resucitado son designios de paz como fruto definitivo de un amor que ha vencido toda violencia, pecado y muerte. No hay reproches para los que abandonaron o negaron al Redentor, sino un nuevo comienzo desde la paz que Jesús comunica. Desde aquel primer domingo en el tiempo de la Iglesia, ser miembros de la Iglesia es compartir la paz de Cristo, por muy perturbados o diferentes que nos podamos sentir. Si podemos estar en paz con nuestras almas divididas, con nuestros impulsos contradictorios y, aceptar que ello forma parte de lo que somos, nos será más fácil encontrar la paz de Cristo Resucitado junto con los demás, sin sentirnos amenazados por nuestras diferencias.
  • “Buscad los bienes de allá arriba”

El tiempo de Pascua nos estimula como “gesto pascual” a recrear la mirada sobre Dios, el mundo y el ser humano. Si logramos ver a los demás con los ojos de Cristo, podemos dar a los otros mucho más que cosas externas necesarias; puedo darles la mirada de amor que tanto ansían.
  • “María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro”.

Hoy domingo de Resurrección podemos proponernos mirar a todos con los ojos de Cristo, mirar con amor y misericordia, tal como nosotros fuimos mirados en Getsemaní, en el Cenáculo, desde la Cruz y desde el Resucitado. Como María Magdalena y los otros testigos de la Resurrección nos llega el momento de reconocer a Jesús. Podemos “ver al Señor” en los otros, en la Iglesia, en la eucaristía, en los empobrecidos, en los actos cotidianos donde vence el amor ¡Queremos ver y queremos ser vistos, reconocidos con misericordia!
Renovar cada año la celebración de Pascua supone recibir un envío: Somos enviados al mundo entero. A los mundos reales y virtuales. Hoy quien crea tener las manos vacías está más preparado que nunca para recibir el Espíritu Santo. Llega el momento de regresar a la vida ordinaria. La Pascua, la victoria de Jesús acompaña todas las horas de nuestra jornada. La esperanza de la Pascua la tenemos delante, dentro de nosotros, a nuestro alrededor. La fe, las personas, las familias, la comunidad, el pueblo, el mundo…todo es agraciado, amado, redimido por Cristo. Tenemos motivos para esperar. Hemos sido salvados en la esperanza y estamos contentos. Existen las enfermedades, los males, el miedo, pero también nuestra capacidad de hacer el bien es mayor. Podemos mirar la vida con ojos nuevos, con sentido, aprendiendo a esperar y apoyándonos en la fuerza que da la comunidad.
Jesús nos dice: ¡Ánimo, yo he vencido al mundo! Ha vencido el amor desarmado, la vida como la primavera es imparable. Somos enviados a reconocer las alegrías y las penas de la gente, para ser tocados y cambiados por ellos. Ninguna felicidad verdadera excluye la tristeza. ¡Qué liberador asumir esto! La felicidad cristiana no es una euforia colectiva, sino la alegría de Dios que lleva sobre sí las penas del mundo. Si queremos probar la alegría de Dios, no debemos tener miedo de vernos tocados por la tristeza, dado que ello ahondará el hueco que Dios llenará con la felicidad. Nuestra sociedad se resiste a este pensamiento liberador porque con frecuencia no distinguimos la tristeza de la depresión, que es una enfermedad terrible. Podemos ser felices porque no nos da vergüenza sentirnos también tristes de vez en cuando. La alegría cristiana es capaz de llevar dentro de sí el dolor porque es vivir la historia de Cristo, que abarca del bautismo a la resurrección, abrazando el Viernes Santo como un momento dentro del viaje. Este viaje que hacemos juntos en la fe, del “escuchar, entender y sentir al creer sin haber visto…del todo”.
Fray Xabier Gómez García
Real Convento de Ntra. Sra. de Atocha (Madrid)
Enviar comentario al autor


Resucitó nuestra vida y nuestra esperanza


La Resurrección de Cristo es el punto central de la Historia, desde ahora, en el devenir de la Humanidad: es posible la esperanza.
¡Gaudete! ¡Alegraos! ¡Aleluya! ¡Es la gloria de la mañana de Pascua! ¡La muerte ha sido vencida! ¡Resucitó nuestra esperanza!
Con exclamaciones de este tipo se grita la alegría del día de hoy en multitud de iglesias de la cristiandad. Y es que hoy es el día central para los cristianos, el día más importante del año; el día que se ha de recordar hasta el fin de los tiempos. Es el día de la Resurrección del Señor. De hecho, si nos remontamos a los comienzos de la cristiandad, ésta era la primera fiesta del calendario cristiano. Esta fecha, esta celebración, es la fiesta de las fiestas, la solemnidad de la solemnidades...¿Y por qué? Porque en la Resurrección tenemos la comprobación de que Dios estaba y está con Jesús de Nazareth.
Resucitó nuestra fe y nuestra esperanza
Como dice el apóstol san Pablo si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra fe (1 Cor 15, 14). Tan importante es la Resurrección. Y esto nos pone de frente a la siguiente y crucial pregunta: ¿Y yo? ¿Por qué creo? ¿Creo porque Jesús era una "buena persona" y digna de ser escuchada? ¿O creo porque la fuerza de la Resurrección de Cristo llena mi vida? Es aquí donde se establece todo. Creer en el hombre Jesús o en Jesús el Mesías, el Salvador.
Es, en este acontecimiento trascendental, que se juega el todo de nuestra vocación cristiana. Pero este paso, este salto de fe, no es fácil. Se tiene que hacer un proceso y eso nos lo encontramos en todos los relatos postpascuales de Jesús. Por esto, me parece interesante, haciendo una prolongación de la homilía del Papa Francisco en el Domingo de Ramos, ¿Quien soy yo ante la Resurrección de Jesús?
De frente a la resurrección de Jesús ¿Soy acaso como María Magdalena?
¿Soy María magdalena que tiene el encuentro con el Resucitado en el primer momento y va corriendo a contárselo a los demás? ¿Soy el discípulo amado que cree cuando entra en el sepulcro y ve el lugar donde yacía Jesús? ¿O soy, por el contrario, como los discípulos que a pesar de haber oído, no creo? ¿O como los dicípulos de Emaús, que necesitan un poco más de tiempo y el pan partido para creer?
Cada uno sabemos cómo es nuestra fe, pero aún así, Jesús hace camino en cada uno de nosotros. Y hace camino porque Él ha resucitado de entre los muertos. Porque ha vuelto y nos ha abierto las puertas del Reino perdido. Porque, en definitiva, ya es Señor del cielo y de la tierra. 




VÍDEO DE HOY:


Acto contra la esclavitud infantil en Madrid - 16 de abril de 2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario