martes, 25 de junio de 2013

Imaginando los caminos de Pablo de Tarso: Vergina



http://2.bp.blogspot.com/-f9oBpVwBYio/UZVCYyzXGhI/AAAAAAAAASE/wLHVfr3OZIE/s200/juan.jpg
Juan Antonio Mateos Pérez
En 1977, mientras que en España se realizaron las primeras elecciones democráticas cuyo objetivo era realizar una nueva Constitución, el arqueólogo griego M. Andrónikos encontró la primera capital de Macedonia, Aigai y una serie de tumbas sepulcrales. Para suerte de la humanidad no había sido profanada ni pasto de los ladrones. Fueron un descubrimiento excepcional, eran una serie de tumbas monumentales, formadas por un vestíbulo y una cámara sepulcral, a la que se tenía acceso por una imponente puerta de mármol; fachada decorada al fresco y flanqueada por dos columnas. En el interior de la tumba más grande fue descubierto un ajuar de un gran valor: Dos vasos de plata, dos de bronce, dos urnas funerarias de oro, dos espléndidas diademas, algunos retratos de marfil y las armas del difunto. Todo ello ha hecho pensar a los arqueólogos que se tratase de la tumba de Filipo II.
En la parte alta se encontraron las ruinas del palacio construido por Antígono Gonatas entre el 278 y 240 a.C., del que subsiste el patio central columnado, rodeado de salas con pisos de mosaico; uno de estos presenta un rosetón en el centro y figuras femeninas en los ángulos. Entre a necrópolis y el palacio se encuentra también un teatro, en el que según se narra fue asesinado Filipo II. El asesinato parece organizado por Olimpia, esposa repudiada de Filipo, el día de su boda con Eurídice, al entrar en el teatro sin guardaespaldas, para demostrar a los diplomáticos su cercanía al pueblo, un joven se abalanzó sobre él y le hirió en el costado. Olimpia mandó asesinar a su nueva esposa y al hijo de ésta, así comienza el camino de Alejandro el grande.
Al   norte del Teatro, en un bajo declive de terreno, se encontró durante las   excavaciones   del 1982 (las excavaciones se completaron en 1989), el Santuario (o templo) de Euclea, así como las bases de su estatua (IV siglo a. C.) fuera del templo, con la inscripción dedicatoria. La nave central del templo (7,00 X 9,00 metros) era cubierta con techo. Se encontraron una estatuilla de terracota que representaba Cibeles en trono, una cabeza femenina de terracota (Alt. 0,30 cm.),   una estatuilla de toro y un pequeño altar de terracota.

En la antigüedad existió allí una ciudad llamada Egas (Aigai) que fue la primitiva capital macedonia hasta Aquelao. Cuando el Imperio Macedonio estaba en todo su esplendor, trasladaron la capital del reino a la ciudad de Pella. Egas quedaría como lugar de enterramiento de los reyes macedonios, incluso después del desplazamiento de la ciudad a Pella. Se trataba de un yacimiento arqueológico y un enterramiento excepcional, y un ajuar funerario todavía más excepcional. El lujo y la devoción que dedicaban los antiguos macedonios a la vida póstuma permanecen intactos en la tumba de Vergina que está catalogada como Patrimonio de la Humanidad.
Desde 1993, se construyó un túmulo artificial, simulando el original, para preservar las tumbas. El espacio existente entre las mismas se ha aprovechado como museo donde se exhibe lo hallado en las excavaciones. En el interior del museo hay 4 tumbas y un pequeño templo. Las 2 tumbas más importantes no habían sido saqueadas, por lo que en la actualidad podemos ver los ajuares funerarios en las vitrinas del museo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario