viernes, 21 de junio de 2013

Imaginando los caminos de Pablo: Pèlla

http://2.bp.blogspot.com/-f9oBpVwBYio/UZVCYyzXGhI/AAAAAAAAASE/wLHVfr3OZIE/s200/juan.jpg
Juan Antonio Mateos Pérez
Después de este pequeño descanso sobre Pablo queremos seguir con esa ruta imaginada. No es sólo la propia ruta que siguió el Apóstol de los gentiles, sino da de un peregrino del siglo XXI que se acerca Grecia que quiere desvelar la cultura y el arte de nuestra propia Historia, que ha caminado entre Atenas y Jerusalén. 
 
Está situada al nordeste de Tesalónica, siendo la capital del antiguo reino de Macedonia en la época de máximo esplendor. Arquelao abandona la ciudad de Vergina en el 399, para construirse un palacio, al oeste del río Axio, así nació la ciudad de Pella. Llegó al trono después de varios magnicidios, fue considerado por Platón un cruel tirano. Su mérito principal fue divulgar en su reino la cultura griega y hacer del griego el medio de expresión de la nobleza, además supo atraerse a la corte al gran Eurípides y Agatón, al músico Timoteo de Mileto y al pintor Zeuxis, que decoró su palacio en Pella.
En la ciudad nació Filipo II y su hijo Alejandro Magno y allí estuvo Aristóteles durante su infancia, ya que su padre era médico del rey Amintas (padre de Filipo). Pero volverá como tutor de Alejandro Magno, permaneciendo en la corte durante 7 años.

Además del palacio de la corte en Pella existían importantes edificios, como el Sinedrion el Consejo de Macedonia, el Bouleuterión donde se reunía la boulé o consejo político, y el Tesoro del reino donde se acuñaba la moneda (Botteaton). Existían también importantes santuarios como el de Heracles, el de Démeter Tesmófora, el de Afrodita Cibeles, madre de los dioses que ocupaba la parte norte del ágora y el santuario de Darron, un dios guerrero local. También parece que existía el culto a Atenea, representada no sólo con el gorgoneion, la cabeza de la gorgona Medusa, sino también con un casco con tres cuernos de toro, era la protectora del ejército. También el culto a Dionisio y al dios pan.
Con la llegada de Roma, se reorganiza toda Macedonia, como ya hemos comentado en otro lugar. Se divide la región en tres distritos o méris, siendo Pella la capital de la tercera méris. Situada también en la vía Egnatia, era una de las ciudades más importantes entre Epidamnos y Tesalónica. La ciudad entró en declive a finales del siglo I a. C., posiblemente un terremoto, disminuyó significativamente su población, con lo que la ciudad dejó de ser capital del distrito en favor de Tesalónica. Augusto instaló en ella habitantes itálicos a quienes había confiscado sus tierras en Italia para establecer en ella a sus veteranos de guerra, a pesar de todo, la ciudad continuó en declive. Aunque posiblemente la ciudad romana no estuviera asentada en el mismo terreno que la antigua Pella. La ciudad fue destruida por los eslavos a finales del siglo VI. En la época bizantina, el lugar fue ocupado por una fortaleza, pasando a denominarse Jenizzar.
La ciudad tenía un plano hipodámico u ortogonal, con una serie de calles rectilíneas que se cortaban en ángulos de 90º, como en otras ciudades griegas, que después toman prestado las ciudades romanas. Las casas se organizaban alrededor de un patio con peristilo, provistas de una columnata jónica o dórica, alrededor de las cuales se abrían las habitaciones. Las casas más acomodadas tenían grandes habitaciones decorados con imponentes mosaicos, como el de Dionisios sobre una pantera, o la caza del León. Hoy estos se conservan en los restos que nos han quedado de la ciudad de Pella, así como en el museo arqueológico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario